Nada más grave

Posted by Blogger on 11:43 PM


La más grave acusación que se haya hecho en veinte años desde que fuera restaurada la democracia en Chile por el Gobierno del Presidente Pinochet, ha sido formulada este domingo recién pasado.

Textualmente, los tres ex funcionarios de la PDI entrevistados por El Mercurio han declarado que, respecto del asesinato  de Jaime Guzmán el 1º de abril de 1991, "Schilling sí lo sabía y podemos acreditarlo judicialmente." Para validar su terrible afirmación, agregan que las pruebas las entregarán al juez de la causa durante la semana en curso.

Pues bien, el mismo día que uno de ellos, Jorge Barraza, declaraba ante el ministro Mario Carroza, el diputado PS Schilling afirmaba que no tuvo aviso previo del crimen contra el senador de la UDI y que, respecto de las declaraciones de los ex detectives, "no me cabe duda de que constituyen injurias y calumnias, que en su momento se verán en los tribunales".

¿En su momento? Hoy mismo, sr. diputado, si usted está en posesión de la verdad, porque usted ha sido objeto de una acusación que lo compromete por completo: como persona, como ciudadano, como ex funcionario del gobierno Aylwin, como actual diputado.

¿Admitiría el sr. Schilling la posibilidad de que una acusación análoga respecto de un diputado de la UDI pudiese ser diferida para un "más adelante" prudencial? ¿No estaría todo el aparato de su partido funando ya al imputado para que aclarase los dichos ajenos por vía judicial, incluso desvinculándose de su fuero?

Pero hay otras responsabilidades también. Son las del silencio.

Porque, ¿quién de entre los más cercanos a Jaime Guzmán ha salido a pedir, con respeto pero con energía, que Schilling aclare su situación pronto y a fondo? ¿Quién?

La palabra más que serena, profunda, de Rosario, la hermana de Jaime, lo ha sugerido sutilmente: hay "amigos que hoy lo desconocen".