La UDI, perpleja

Posted by Blogger on 7:57 AM
Son decenas los correos que entran en estos casos preguntando simplemente ¿por qué?
¿Por qué al votar sobre la píldora dos senadores de la UDI fallan de nuevo? ¿Porqué el presidente del Senado, nuestro emblématico Jovino Novoa -al que tanto hemos admirado y defendido- nos deja perplejos por voto y actitud? ¿Por qué nos sorprendemos a cada semana porque sucede justamente lo contrario de lo que esperábamos?
Porque hace ya años que la UDI entró en un proceso de disolución. ¿Credenciales para decirlo? Sólo ésta: casi 39 años de estrecha dedicación al proyecto de Jaime Guzmán, desde marzo de 1971 a octubre del 2009. Eso es lo que habilita -no una supuesta ciencia infusa- para poder comparar, criticar y proponer.
¿Qué paso en la UDI?
Cuatro cosas. Creció sin control, olvidó la formación, descuidó la ética y no supo autocorregirse.
Creció sin control, porque Lavín iba a ser presidente y atrajo a cuanto arribista iba pasando por la periferia del partido. Y no se los filtró. Y siguen dentro. Y son muchos.
Olvidó la formación, porque muerto Jaime Guzmán siguió con el vuelito de lo que había sembrado el fundador y, de ahí en adelante, sólo ha tolerado planes de formación tan sacrificados como amateurs.
Descuidó la ética, porque aunque insistió una y otra vez en que se inspiraba en principios cristianos, claudicó notoriamente en el momento de sacar las conclusiones prácticas que de ellos se derivan.
Y no supo autocorregirse, porque no ejerció los mecanismos internos para hacerlo. Despreció la crítica de los militantes más antiguos, esterilizó el accionar de su Tribunal Supremo, justificó cuanta bobada se permitieron algunos de sus parlamentarios y dirigentes.
Con este panorama ¿está todo terminado? ¿Se acabó la UDI de Jaime Guzmán, como afirmó pocos días atrás un joven y lavinista candidato a diputado?
No, ni de lejos, porque el talante indomable de algunos de sus fundadores permanece intacto y, como se acerca ya la hora del colapso final, crece su decisión de intentar un último esfuerzo. Será un esfuerzo de larga duracion eso sí, como ésos que le gustaban a Guzmán.