Un daño imputable

Posted by Blogger on 9:31 AM
¿Sabe el lector lo que dicen los artículos  56, 67 y 75, letras e) del DFL 2 de Educación del 2009, hoy vigente, y cuya derogación el Gobierno se compromete a impulsar, dentro del conjunto de reformas anunciadas el lunes por la noche?

Quizás el lector no lo recuerde y, por cierto, el Gobierno no hace esfuerzo alguno por ayudar a nuestra memoria. El ministro no explicita el contenido de esos artículos por una razón muy sencilla: proponer su derogación es un atentado grave a los principios que buena parte de los funcionarios del actual Gobierno han sustentado por casi 50 años. Y en paralelo, se agrede a la doctrina básica de uno de los dos partidos que  apoyan al Gobierno, la UDI, y de la mitad de los electores de Piñera, al menos.

Bueno, ya, ¿pero qué dicen los textos vigentes? Simplemente esto: que las universidades,  los institutos profesionales, y los centro de formación técnica deberán "excluir la participación con derecho a voto de los alumnos y de los funcionarios administrativos, tanto en los órganos encargados de la gestión y dirección de ellos, como en la elección de las autoridades unipersonales o colegiadas."

Dicho de otra manera: No al cogobierno.

Hoy, con tal de hacer un intento por frenar las movilizaciones estudiantiles, el Gobierno está dispuesto a regalarles uno de los puntos de mayor importancia para la salud interna de las instituciones de Educación Superior, derogando esas sensatas normas.

La historia de Chile muestra con claridad total las consecuencias lamentables de esa demagogia: aquella  debacle que significó la participación triestamental en las elecciones y decisiones.

Ante la gravedad de lo propuesto, tienen la palabra los coroneles de la UDI.

Andrés Chadwick, discípulo directo de Jaime Guzmán, ¿qué responde ante la flagrante violación de uno de los principios más difundidos por el senador asesinado?

Pablo Longueira, ex presidente de federaciones de estudiantes que rechazaron el cogobierno, ¿cómo concilia su participación en un Gobierno que mediante la falsa democracia universitaria facilitará el deterioro de toda la formación de profesionales, base de la Economía?

Juan Antonio Coloma, presidente da la UDI , ¿qué señal dará a sus parlamentarios cuando esa proposición de reforma legal se proponga y amenace la actividad universitaria?

Si estos tres señores no reaccionan a tiempo, el daño que el cogobierno le causaría a las universidades,  a los IP y a los CFT, les sería imputable.

Gonzalo Rojas Sánchez