Jorge Sabag

Posted by Blogger on 7:38 PM
Ha terminado la votación en la Cámara de Diputados y se ha dado un paso más en la escalada para convertir a los embriones en los nuevos esclavos de la voluntad de los adultos y de los adolescentes. Está retornando la esclavitud, ha comenzado a vencernos la barbarie.

A esa decisión han colaborado cinco legisladores de la UDI, cuyos nombres deben permanecer para siempre en el otro memorial, el del oprobio, mientras no rectifiquen su posición y no pidan públicas disculpas por su negligencia: Juan Lobos, Iván Moreira, Juan Masferrer, Felipe Salaberry y Edmundo Eluchans, son quienes han olvidado por qué vivió y murió Jaime Guzmán: por Dios, por Chile, por cada uno de los compatriotas nacidos y por nacer.

Pero estimados cinco, no se preocupen: no les va a pasar nada, la UDI no los va a expulsar, porque sus resortes de supervivencia están casi completamente vencidos. Sólo se iniciará con ustedes -por parte de muchos jóvenes con ideales- la más consistente campaña para que los que van a la reelección no obtengan ni un solo voto de quienes aún conservan en Chile su dignidad. Y ojalá pierdan sus cupos. Para eso trabajaremos.

Al frente -qué ejemplo notable- ha habido un coloso: Jorge Sabag ha sido el único diputado de la Concertación que ha votado en contra. Lo anunció con valentía, con aquel coraje que sus convicciones le planteaban. Y sostuvo su posición contra una coalición entera que miente cuando afirma defender los derechos humanos.

No olvidó Sabag, católico de verdad, que la "Nota doctrinal sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los católicos en la vida política", establece que "Juan Pablo II, en línea con la enseñanza constante de la Iglesia, ha reiterado muchas veces que quienes se comprometen directamente en la acción legislativa tienen la «precisa obligación de oponerse» a toda ley que atente contra la vida humana."

No se le movió un pelo al democratacristiano para afirmar días atrás que "la vida es un valor intransable y la voy a defender aunque me cueste la expulsión o el cupo parlamentario."

Ahora, cuando se aclara quién es quién, sólo cabe decirle a J. Sabag, a J. A. Kast y a N. Monckeberg: gracias, cuenten con nosotros, porque la lucha contra la barbarie está recién promediando.
Categories: ,