Parole, parole, parole

Posted by Blogger on 1:41 PM
Un profesor de Derecho  -que es al mismo tiempo rector-  se pregunta en su columna dominical:

"¿Qué es esto de que las palabras -como matrimonio o cualquier otra- tienen significados verdaderos? No se requiere haber leído a Wittgenstein para darse cuenta de que las palabras significan al interior de ciertas prácticas sociales que, cuando varían, hacen variar también su significado."

Lo más importante de su afirmación es precisamente la expresión "cualquier otra".

Hágase, siguiendo la sugerencia del profesor de Derecho, el siguiente ejercicio, sólo con algunas de las infinitas "cualesquiera otras".

Un conjunto de deudores decide, al "interior de ciertas prácticas sociales", variar el significado de la palabra "deuda" y transformarla   -qué conveniente, ¿no?-   en "perdonazo".

Un grupo de alumnos, frente al examen inminente, prefiere transformar la palabra "control" por "eximición" y exige la aprobación de la asignatura, debido a la nueva "práctica social".

Varios subversivos estiman que la expresión "hurto" es ofensiva para sus actividades y  -por unanimidad en perfecta sintonía con las tradiciones históricas del MIR- prefieren pasar a usar el concepto ³expropiación.² No falta el internacionalista que postula que es mejor decir ³impuesto revolucionario.²

Tres de cuatro socios  -con clara mayoría democrática, ejem-    estiman que la "paridad" respecto de la repartición de utilidades debe entenderse como exclusión del socio no presente en la votación.

Concluía nuestro profesor que lo importante es no "violar el igual respeto que, en una sociedad democrática, merecen todas las formas de vida, sexuales, religiosas, alimenticias o deportivas, a condición de que sean libremente consentidas."

Acreedores, profesores, propietarios, socios: cuidado con los abogados que está formando este señor.

Gonzalo Rojas Sánchez
Categories: