Funa que funa

Posted by Blogger on 2:25 PM
El ministro Lavín fue agredido; de palabra y de obra. Tropezó. Le pudo costar muy caro; pudo haber sido gravemente herido.
Escándalo en la comunidad de universitarios e intelectuales de izquierda, porque ellos afirman que siempre apelan a la razón y al diálogo para plantear sus demandas: tenemos ejemplos unánimes en los últimos cien años, nos dirían.
Pero desde uno de sus semanarios más influyentes, el historiador Gabriel Salazar explicaba, casi a la misma hora, lo que había que hacerŠ quizás (no, no lo piense usted injustamente así) incitando a lo que llaman funa, osea al ataque personal.
³Lo interesante es que estamos en los inicios de un estallido social de gran envergadura que hay que entender para dónde va, protegerlo y ayudarlo a que se desarrolle y autoeduque. Porque la tarea que les espera es muy grande y eso hará más interesante la política², explicaba Salazar, justo mientras los jóvenes de la UTEM desarrollaban de manera autoeducada su agresión.
En el mismo periódico se hablaba de otro profesor universitario, al que se calificaba de "completamente descontrolado", "ardiente en ira", "alterado y rojo de ira" y "furioso". Se le calificaba así porque había impedido decididamente que un grupo de manifestantes tocaran el bombo mientras intentaba hacer su clase. ¡Vaya descaro el de un profesor que pide silencio para poder enseñar! ¡Cómo es posible que impida el desarrollo de un estallido social de envergadura!
El gobierno dice que monitorea las próximas manifestaciones. La libertad de prensa ampara mientras tanto a quienes incitan a la agresión.
¿Sobre quién recaerá la próxima funa?

Gonzalo Rojas Sánchez