Preparados, listos

Posted by Blogger on 9:26 AM
     A veces será mediante engaño; otras, a cara descubierta.
        Hay que prepararse para todas las situaciones que habrá que enfrentar desde que entre en vigencia la nueva ley sobre discriminación, ya aprobada con los votos de esa buenas personas que después nunca reconocen el numerito que se mandaron.
  Por ahora, sólo por ahora, un pequeño catálogo de unas pocas de las decenas o cientos de situaciones que van a plantearse en la Educación Superior.
     Una universidad será denunciada por negarse a contener en sus programas de Medicina la explicación sobre diversos procedimientos para abortar.
  Otra será perseguida porque en su Declaración de Principios se establece que los profesores deben respetar determinadas doctrinas y comportarse de tal o cual manera.
   Una tercera será acosada porque al momento de resolver un concurso prefirió al mejor postulante y no al que por cuotas de minorías estaba obligada a contratar.
Una cuarta será multada por colocar en su publicidad personas que no cubren la totalidad de los aspectos con que los chilenos nos presentamos al mundo.
Y siga desarrollando su imaginación.
    Un profesor será sumariado por suspender el examen oral en el que un alumno contestaba intercalando garabatos entre palabras de alguna lengua civilizada.
       Otro deberá repetir el concurso de ayudantes porque no puso más que carteles en su facultad y no los extendió al universo-mundo-cosmos-globo.
   Un tercero sufrirá persecución porque usó en clase la expresión ³los Malo-malo² para referirse a un equipo al que ahora le hacen de a cinco goles.
        Un cuarto deberá modificar su bibliografía obligatoria porque no contempló obras probadamente erróneas o mentirosas, pero políticamente correctas.
      ¿Estamos irresponsablemente dando con estos ejemplos ideas a quienes saben que la nueva ley es el paraíso de sus desvaríos?
        No. Simplemente hay que agudizar la atención y las precauciones, porque la discriminación contra el sentido común viene con todo.
       Ay, qué irá pasar por escribir esta columna.