La oportunidad de la austeridad

Posted by Blogger on 6:23 PM with No comments
En Puerto Varas, un buen amigo afirma que para ellos la crisis comenzó mucho antes, que son cientos los puestos de trabajo perdidos por la infección de los salmones.
Cerca de Santiago, algo al norte, otro conocido se queja de que a su packing está llegando cada vez menos fruta. ¿Por qué? Falta de confianza, sostiene, sin dar mayor explicación.
En pleno centro de la ciudad, un constructor bastante abatido mira la obra a punto de entregar y profetiza que muchos de esos trabajadores van a tener enormes dificultades en las próximas semanas para lograr una nueva pega.
Los tres -y todos aunque todavía no suframos directamente algún problema por la crisis- hemos comenzado a tomar medidas macro y microeconómicas (no en el sentido del léxico de los entendidos, sino puramente referidas al monto en pesos de lo que pueda estar afectado).
Bien, pero hay una dimensión mucho más importante aún en la que ponerse las pilas: las medidas macro y micromorales.
La macro moral. Que cada uno mire el entorno laboral y famiiar en el que se está moviendo y se pregunte al menos estas tres cosas, busque respuestas éticamente exigentes y las ponga en práctica.
¿Qué personas van a ser afectadas en sus ingresos, en su estabilidad laboral y eventualmente en su dignidad?
¿Qué se puede hacer para prevenir esos daños o al menos reducirlos?
¿Qué se debe hacer para ayudar a quienes desgraciadamente no puedan evitar su quiebra, o su despido, o su depresión o su cambio de nivel de vida?
Y también, la micro moral, esa mirada sincera y profunda -exigente- sobre los hábitos personales de gasto, de consumo, de uso de objetos, de trato con los bienes intangibles (el tiempo), de administración de lo propio y de lo ajeno.
Otra trilogía de preguntas auxiliará al inquieto.
¿En qué se puede ahorrar para prevenir y qué habitos dispendiosos deben cortarse ya? ¿Qué instrucciones hay que dar en la casa para que esta crisis sirva a la formación de los más jóvenes en la austeridad? ¿Qué comportamientos personales de gran señor son una ofensa al que lo está pasando muy mal?
Bueno, podría decir, el economista econométrico, pero si todos se comportan así, habrá recesión, nadie gastará nada, el consumo se irá a los suelos, los stocks se pudrirán.
No se preocupen, nada hay más activante que el ahorro y la donación, que la aportación efectiva del que tiende la mano al que lo perdió todo o cayó en desgracia. Nada activa más la economía verdadera que la generosidad solidaria y en pesos. Es redistributiva en la macro y en la micro moral. Nos reubica en el para qué creamos riqueza y la usamos.