Reino del egoísmo

Posted by Blogger on 9:23 AM
Un notable video promoviendo el aborto circula por la red. Chilenas y chilenos jóvenes, una de ellas embarazada de 4 a 5 meses, repiten las ya conocidas consignas.

¿Cuáles?

El cuerpo es mío.
Yo decido.
No tienes derecho a meterte.

Sus caras frente a la cámara se mueven en un espectro muy limitado; van desde la tristeza a la agresividad, desde la resignación a la furia. No hay una sola cara sonriente, no hay alegría, nadie ríe cuando pronuncia solemnemente aquellas máximas.

Es el reino del egoísmo. Cada uno es su propio rey, su propia reina. No habrá, eso sí, príncipes herederos.

Dos ejercicios interesantes podrían desarrollarse.

El primero.

Bien: que el Estado reconozca todas esas máximas ampliamente.

Su cuerpo es suyo: no pida salud preventiva ni curativa al Estado; no pida alimentos sanos ni seguros; no chille por un medio ambiente libre de contaminación; consígaselo todo por su cuenta.

Usted decide: no espere que nadie colabore obligatoriamente con proceso alguno que lo implique a usted en la vida social; arrégleselas en todo por su cuenta.

No me meto porque no tengo derecho: no me meteré cuando usted lo pida, cuando lo necesite, porque no tengo obligación; pasando y pasando; evite usted toda interferencia y viva por su cuenta.

O sea, si quiere ser egoísta, hágalo en serio. Después hablamos, si quiere, claro.

El segundo

Reemplace la palabra cuerpo por algo tanto menos importante como, dinero, por ejemplo.

Y dígale al Estado: El dinero es mío; yo decido; no tienes derecho a meterte.

En consecuencia, no pague impuestos ni contribuciones de ningún tipo; no pague por servicio estatal o concesionado alguno; exija todo gratuito; y así sucesivamente.

O sea, si quiere ser autónomo, hágalo en serio. En la cárcel hablamos, ¿ya?

Gonzalo Rojas Sánchez
Categories: