Desde España, nuevas lecciones. - Columna aleccionadora

Posted by Blogger on 3:28 PM


La noticia es clara: Alberto Ruiz-Gallardón, ministro de Justicia del gobierno Rajoy en España ³sale del Gabinete tras constatar, por boca del propio presidente, que su proyecto estrella -la reforma de la ley de aborto- no verá la luz. La intención de Rajoy es mantener la ley de Zapatero (autorización del aborto sin causales hasta las 14 semanas) retocándola sólo en uno de sus puntos colaterales: el aborto de las adolescentes sin permiso paterno. La desautorización es tan radical que el ministro no encontró otra salida que la dimisión.²
  Parte de la izquierda chilena fija sus ojos en la política española y se encandila. También los partidos de la derecha nacional debieran aprender de estas tristes lecciones.
   Rajoy encabeza, supuestamente, un gobierno de derecha en España. Al explicar su cambio de actitud, afirmó: ³Como presidente del Gobierno, creo que he tomado una decisión que es la más sensata: vamos a seguir trabajando por la cohesión.²
    La ³cohesión² ¿qué puede significar eso? Sólo dos cosas. No quiero que se me rompa el propio Partido Popular (en Renovación ya saben en qué consisten esas salidas; la UDI aún no ha experimentado una purificación similar) o no quiero pelearme con la oposición (extraña estrategia, enquistada también en tantos derechistas chilenos, quienes ³defienden² las propias convicciones renegando de ellas).
    Pero Rajoy fue aún más allá: ³Lo que no podemos tener es una ley que cuando llegue otro Gobierno la cambie al medio minuto². La pobreza de este argumento es doble: demuestra la absoluta falta de convicción sobre la permanencia del PP en el poder más allá de este mandato y, lo que es más grave, olvida los cientos de miles de vidas humanas que pueden ser salvadas mientras la nueva ley pudiera estar vigente. No procuremos una tregua porque es posible que pronto se reanuden las hostilidades, dirán los pusilánimes de todos los tiempos. Lección para los partidos chilenos, que necesitan cargar sus pilas en las convicciones duras, no en las posibilidades electorales.
     Ruiz-Gallardón ha anunciado su salida del Gobierno y su retiro de la política, ya que también dejará su cargo como diputado y su puesto en el Comité Ejecutivo del Partido Popular. No es que haya perdido mucho la derecha española, porque en otras materias, el mismo renunciado ministro había sido claramente contrario a los bienes fundamentales: "Allí donde haya amor está plenamente justificada la unión de dos personas", había declarado en relación a las uniones homosexuales.
   El PP ha quedado conmovido. Aún hay conservadores en su electorado, a los que se trata de calmar mediante un comunicado afirmando que es ³un asunto de gran profundidad ética, que afecta a las convicciones más profundas y personales de la gente² por lo que ³nadie puede juzgar las convicciones de los demás².
     Banal, totalmente banal. Si es un asunto consagrado legalmente, si era un tema motivo de una eventual reforma propuesta en su propio programa de gobierno del 2011 ¿cómo va a estar prohibido hacer juicios sobre su conveniencia y su moralidad? Hay que aprender mucho del PP: así no se hace buena política.

Gonzalo Rojas Sánchez
Categories: