Esos verbos

Posted by Blogger on 6:25 PM with No comments
Este semestre que ya va terminando ha arrojado una nueva señal sobre el deterioro del lenguaje entre los universitarios chilenos. Corregidos ya unos 3 mil ensayos de una página, la conclusión es dramática: los alumnos han comenzado a desconocer y a desfigurar el más elemental sentido de los verbos.
Antes fueron los sustantivos y los adjetivos, ya que cuestión y weá, bacán y barsa, habían venido reemplazando respectivamente a las cosas por sus nombres y a las calificaciones que ellas merecen.
Pero ahora son los verbos. O sea, la ignorancia se refiere al actuar humano: ya no a los objetos, sino al sujeto mismo. Mucho más grave aún, porque desfigurar lo que las cosas son, golpea fuerte, pero no entender las propias acciones simplemente termina destruyendo toda posibilidad de alcanzar los fines humanos.
Unas pocas joyitas:
"Puedo oír las ramas danzando al son de una melodía sin fin y el susurro de las hojas huidas por el viento". "Las personas que denotamos como impulsivas son ante todo, personas que actúan en conjunto con sus sentimientos". "El rostro de Jack se empalizó". "La violencia no sólo deja mal parado a quien la proporciona". "Nos tocan sonidos gesticulados por diferentes instrumentos". "Los punky creen en la anarquía o la tratan de promulgar".
Y una segunda dosis:
"¿Cuáles serían los castigos que se le acusarían?" "Dirigido por el masivo y desconsiderado derrocamiento de dinero". "La gente tiene sus ideas claras del partido político que quiere que contienda para su comuna". "Le encanta eso y piensa esparcir esos conocimientos a futuro". "Que sus juegos y bailes emergen al público en una loca alucinación". "El fin del ensayo es soslayar a las personas que no votan". "Debido al contexto sociocultural en el que nos envolvemos". "Este problema se ha visto exaltado aún más, con una serie de campañas publicitarias". "Hay que decidirse por algún movimiento que destaque lo que realmente queremos y como ostenta para realizarlo".
¿Puede ser más dramática esta situación? Sí, por cierto: llegará un momento -muy luego- en que simplemente no nos entenderemos o nos nos inmiscuiremos, porque entender e inmiscuirse significarán lo mismo, es decir, no significarán nada.
Sólo tres conclusiones: apagar los televisores, corregir todos los errores juveniles (desde los 14 años, no aceptar peticiones que vengan oralmente mal formuladas) y, finalmente, leer y leer, para conservar verbos elementales, que de lo contrario "sintonizaremos" (¿o moriremos?).