Esas candidaturas, no otras.

Posted by Blogger on 9:35 AM
Se anuncia que ha comenzado en algunos partidos la búsqueda y selección de candidatos para las próximas elecciones municipales del 2012. Está bien que esa tarea se haga con tiempo, con mucho tiempo.
Ojalá todos los concejales -que por ahí se debe partir- fuesen siempre ciudadanos ejemplares. O, al menos, algunos partidos debieran preocuparse de buscar candidatos que realmente pudiesen ser ciudadanos ejemplares.
Entre el primer objetivo (que todos lo sean) y el segundo (que al menos algunos candidatos en algún partido tengan esa calidad) hay mucho trecho, pero la dirección es la misma.
Es seguro que el PPD, el PS, el PC y el PRSD van a buscar sólo candidatos ganadores, sin referencia a la ejemplaridad de sus vidas. Por el contrario, es posible para la UDI, RN y la DC plantearse justamente en el otro polo. Es posible, aunque la tentación de buscar candidatos sólo exitosos en las urnas, está siempre presente también en esos partidos y, por cierto, más de alguna vez han tropezado en ella. Piénsese enŠ No, mejor no dar nombres pero todos sabemos quiénes son.
Ejemplaridad. ¿Y eso cómo se mide? Vaclav Havel daba la clave por allá por 1993, cuando presidía su país y animaba a los jóvenes a dedicarse a la vida pública:
"Si tu corazón está en el lugar apropiado y tienes buen gusto, no sólo serás una persona aceptable para la política: tendrás vocación para ella. Si eres modesto y no tienes ansias de poder, no sólo eres apto para la política, perteneces absolutamente a ese ámbito. El sine qua non de un político no es la capacidad para mentir; sólo necesita ser sensible y saber cuándo, qué, a quién y cómo decir lo que tiene para decir. No es verdad que una persona con principios no pertenece a la política; es suficiente que sus principios estén imbuidos de paciencia, deliberación, un sentido de la proporción y la comprensión de los demás. No es verdad que sólo los escépticos insensibles, los vanidosos, los atrevidos y los vulgares puedan tener éxito en la política. Es cierto que tales personajes se sienten atraídos a la política, pero, al fin y al cabo, el decoro y el buen gusto siempre tendrán mayor peso."
Hay cientos de jóvenes así por todo Chile. Estan disponibles. ¿Les darán una oportunidad o preferirán a ciertos caciques locales semicorruptos, apitutados y banales?