Cristi y Guzmán

Posted by Blogger on 9:31 AM


       En un reciente artículo, publicado esta vez en Diario Financiero, Renato Cristi ha vuelto a desfigurar el pensamiento de Jaime Guzmán.

       A partir de un editorial de la revista Realidad de 1982, Cristi "hace decir" a Guzmán, cosas que nunca escribió.

       En primer lugar, el rigor de Cristi queda muy puesto en duda, al atribuirle el editorial de la revista a Jaime Guzmán, a pesar de que no lleva su firma. Si el historiador nos hubiese consultado, habría recibido la respuesta adecuada: Los editoriales eran redactados por variadas personas, entre ellas ciertamente Guzmán, pero con frecuencia respondían a otras plumas, a otros miembros del Comité Editorial.

       Pero eso es casi lo de menos al compararlo con las lecturas antojadizas que hace Cristi de lo que sostiene el editorial

       Veamos sólo tres:

       Cristi afirma que cuando el editorial sostiene que "el ejercicio directo de la tarea universitaria [sea] asumido en mayor volumen por la actividad particular, ella queda entonces "sometida a la lógica del mercado" (estas son las palabras conclusivas de Cristi).

       No fluye conceptualmente.

       La concurrencia de particulares y Estado en la oferta de un bien o servicio es siempre asimétrica y nunca implica, por lo tanto, un supuesto sometimiento a la lógica del mercado. El Estado no es nunca uno más sometido a esa lógicaŠ justamente porque regula mucho o poco, pero regula al finŠ los mercados.

       No fluye históricamente.

       Hasta 1980 había 6 universidades privadas y 2 del Estado. De acuerdo al error conceptual de Cristi, entonces, ya imperaba la "lógica del mercado" y nada nuevo habría sido introducido con la legislación de 1980-1.

       En segundo lugar, Cristi afirma que "Guzmán rompe con la doctrina social de la Iglesia" porque "es verdad que la doctrina pontificia propone la función subsidiaria, pero enfatiza en igual medida la función solidaria del Estado por la que se legitima su capacidad para defender, articular y promover los intereses colectivos." Pero ¿dónde dice tal cosa el editorial? ¿Cuando afirma la necesidad de conseguir "la gradual desestatización de nuestra estructura universitaria"  está pidiendo que el Estado sea prescindente en el tema o que participe estimulando un mayor compromiso de los particulares con la educación, lo que ciertamente es también una función solidaria? Obviamente, lo segundo.

       Finalmente, Cristi afirma que Guzmán (el editorial, en verdad) "rompe con el republicanismo en Chile" porque "tradicionalmente, las universidades fueron instituciones que impartían educación cívica, al igual como lo hicieron históricamente nuestros institutos militares; no fueron instituciones subsidiarias, sino que en ellas se cultivó la solidaridad entre jóvenes de diferente proveniencia social, diferentes credos y diferentes comunidades étnicas."

Lo curioso es que Cristi olvida que 6 de esas 8 universidades eran -y siguen siendo- de propiedad privada  y que si cumplieron era tarea lo hicieron desde variadas ópticas  -laica, cristiana, científica, regional-   y no desde una sola mirada supuestamente estatal, practicando así la subsidiariedad en consonancia con el republicanismo. ¿Qué le impediría a las nuevas universidades de propiedad privada continuar con la tarea de sus antecesoras?

       Esto de mirar los textos con lupas opacas produce ceguera.

Gonzalo Rojas Sánchez