Cuánta falta haces, Gremialismo

Posted by Blogger on 8:38 AM
Si hubiera que poner en orden el listado de las necesidades nacionales, arriba, bien arriba, aparecería la conveniencia de reforzar la doctrina gremialista en todas sus manifestaciones.

Claman por ella, sin saberlo quizás, las organizaciones locales que se lanzan a aventuras rupturistas sin más norte que la recuperación de unos privilegios o la obtención de unas compensaciones.

La añoran aquellos movimientos sindicales que han sido ya capturados por el Partido Comunista; muchos de los miembros de los sindicatos, en vez de asumirla como contrapartida de la politización, se hunden en la apatía. Si la tuvieran a mano

La tienen viva, pero deben darle mucho más fuerza, los diversos Movimientos Gremiales de la educación superior, que ven amenazadas su corporaciones por la falacia del Cogobierno.

Quizás no parece todavía necesario revitalizarla en toda su potencia en los Colegios profesionales, peroŠ eso mismo se pensaba poco tiempo atrás de sindicatos, federaciones y juntas de vecinos. Y mira dónde estamos por esa pasividad.

Sí, porque algunos decían, poco tiempo atrás, que no había amenaza alguna de politización en los cuerpos intermedios. Y resulta que reaparece la instrumentalización más arcaica, la de los partidos, y se presenta otra bien novedosa, la de las Ongs de naturaleza ambientalista, sexualista, animalista oŠ lo que sea.

Casi todos los cuerpos intermedios están tironeados por grupos organizados de fuertes vínculos, que pretenden utilizarlos  -separadamente o en conjunto-   para un cambio social -anticapitalismo lo llaman-  que no es más que la instauración de un socialismo tercermilenarista de corte neopagano.

Gremialistas hay los que se quiera en la sociedad chilena. Muchos están activos en la promoción de su doctrina: muchos otros han comenzado a tomar conciencia de la necesidad de reinvolucrarse en esta tarea de defensa y purificación que se  viene muy dura.

La Fundación Jaime Guzmán E. juega y jugará un papel decisivo en estas materias, ahora más que nunca deudora de su propio nombre.

También a la próxima directiva de la UDI le corresponderá enmendar tantas pasividades  -y una que otra errónea interpretación- animando a sus militantes a integrarse con entusiasmo en todos los cuerpos intermedios, para defender ahí, con el gremialismo, los fundamentos de una sociedad libre

Gonzalo Rojas Sánchez
Categories: