Sentimientos, buenos antídotos.

Posted by Blogger on 12:43 PM


La Cultura es Comunicación. Lo que permanece al interior de los propios afectos y de los íntimos pensamientos puja por salir, porque todo lo que cultiva a una persona, pide ser comunicado para que sea Cultura de otros, de muchos, de todos. Más aún en una sociedad de grandes números, si algo no se comunica, muere, se pudre y daña al portador. Y cuando aflora, lo engrandece.
Así se van constituyendo las Modas, esos modos de ser algo pasajeros en sus formas, pero que dejan huella si tocan fibras íntimas: las personas quieren imitarse unas a otras y más vale que sea en modos adecuados. Cuánto daña la Moda tonta, la Moda vana.
Para comunicar, el Símbolo es decisivo. O sabe representar sutilmente lo real, coqueteando con lo oculto, o procura desfigurar la realidad y hace así casi imposible su comprensión. No son simbólicas solamente las figuras gráficas (escudos, logos, banderas, emblemas) o los gestos corporales (abrazo, pulgar levantado) sino que también aportan los refranes, esas frases que lo dicen todo en el fondo, allá atrás, aunque por fuera parezcan sólo ingeniosillas.
El refrán es la antítesis del Constructo, que a su vez es la manifestación más evidente del deterioro cultural. Los Constructos, esas falsas síntesis por apuro, esos resúmenes que ocultan la Verdad, como sucede tantas veces en Wikipedia o en las instalaciones de arte. Constructos.
Ninguno, eso sí, como las Ideologías, esos Constructos que pretenden ser sustitutivos completos de la realidad. Tienen respuesta para todo y no tienen respuesta para nada. Su antídoto, más que la Razón tantas veces capturada y desfigurada por las Ideologías, es ciertamente el Sentimiento, esa Moda de nuestra alma. Los Sentimientos, que al fin de cuentas son pasajeros, con su sutileza logran evitar la tiranía cultural de las Ideologías. Las desconciertan.


Gonzalo Rojas Sánchez