Para esos buenos candidatos derrotados

Posted by Blogger on 2:40 PM
  A pesar del desprestigio con que muchos candidatos llegaron cargados al 28 de octubre pasado, algunos de los más cuestionados o de los más banales, lograron ser electos. Son las reglas del juego, de ese ejercicio democrático que  -con más frecuencia de la aceptable- elige entre bribones o canallas, en expresión de Havel.
        Junto a esos especímenes, hubo un porcentaje interesante de grandes personas que lograron también las mayorías necesarias para ser alcaldes o concejales. De entre ellos, un pequeño pero magnífico grupo le había pedido ayuda a Foro Republicano para sus campañas y ahora corresponde que desde esa corporación se los apoye en toda su gestión. Así será.
        Un tercer segmento debe recibir especial reconocimiento. Son esas personas abnegadas, leales, sólidas doctrinalmente, que fueron derrotadas. Algunos tienen penas grandes instaladas en sus ánimos; otros van saliendo adelante gracias a la ayuda de sus familias, amigos y colaboradores. A pesar de los muchos o pocos votos que esos candidatos obtuvieron, hoy experimentan la duda sobre sus respectivos futuros en la vida pública.
        Para ellos, justo ahora, estas palabras del mismo Vaclav Havel, escritas después de ganar su segunda elección presidencial: ³Si tu corazón está en el lugar apropiado y tienes buen gusto, no sólo serás una persona aceptable para la política: tendrás vocación para ella. Si eres modesto y no tienes ansias de poder, no sólo eres apto para la política, perteneces absolutamente a ese ámbito.  El sine qua non  de un político no es la capacidad para mentir; sólo necesita ser sensible y saber cuándo, qué, a quién y cómo decir lo que tiene para decir.  No es verdad que una persona con principios no pertenece a la política; es suficiente que sus principios sean imbuidos de paciencia, deliberación, un sentido de proporción y la comprensión de los demás.  No es verdad que sólo los escépticos insensibles, los vanidosos, los atrevidos y vulgares pueden tener éxito en la política. Es cierto que tales personajes se sienten atraídos a la política, pero, al fin y al cabo, el decoro y el buen gusto siempre tendrán mayor peso.²
        Para esas grandes personas derrotadas, esto recién comienza.

Gonzalo Rojas Sánchez
Foro Republicano