Gremialismo, pendiente en los sindicatos

Posted by Blogger on 11:18 AM
       Una de las mayores omisiones de los últimos 20 años  -y ha habido varias-   se refiere a la ausencia del Gremialismo en los sindicatos.
       Si se leen los textos redactados por Jaime Guzmán a lo largo de sus 25 años de vida pública (1966-1991) es clarísimo que la posición doctrinaria que explicó y difundió en las universidades estuvo siempre disponible para todos los restantes cuerpos intermedios y, por cierto, para los sindicatos.
       Quizás la fundación de la UDI a comienzos de los 80' angostó algo la mirada, colocándola centralmente en la vida partidista y en el futuro parlamento, descuidando de paso la aproximación hacia los sindicatos, los colegios profesionales y otras instituciones.
       Como los dirigentes disponibles para hacer una tarea   -la partidista-  y otra  -la gremial-  eran pocos, quizás se prefirió centrarlos en la construcción de un partido líder. Pero, con el paso de los años y la llegada de muchos nuevos dirigentes, bien pudo haberse ampliado la tarea hacia los restantes cuerpos intermedios.
       ¿Para manipularlos? No, justamente al contrario, para fortalecerlos en su identidad y fines.
       Porque si la UDI contiene el Gremialismo entre sus definiciones doctrinarias más importantes -obviamente presente en su Declaración de principios-   no es para dejarlo morir ni para adulterarlo.
       En momentos en que el sindicalismo en Chile  -hiperpolitizado por las izquierdas y abandonado por los trabajadores de carne y hueso- pasa por su peor etapa, revitalizarlo es tarea de quienes saben de verdad qué es un cuerpo intermedio, cómo funciona, para qué sirve.
       La Fundación Jaime Guzmán E. bien podría tomar esta misión entre las fundamentales de los próximos 10 a 20 años. Y así como ha formado a miles de jóvenes para que sigan la historia, el estilo y la doctrina guzmaniana, también podría dedicarse a miles de dirigentes sindicales -reales o potenciales-  y dotarlos de los instrumentos para que despoliticen el sindicalismo, haciéndolo operativo, vital y servicial.