Blatter, del pasto al polvo.

Posted by Blogger on 2:19 PM
La maravilla de fútbol también ha sido tocada por la discriminación arbitraria contra los creyentes. A petición de la federación danesa -pobres tipos, no tienen más religión que la del Yo- Blatter, el presidente de la FIFA, ha sido tajante y se ha comprometido a rechazar cualquier manifestación religiosa de los jugadores en este Mundial.
Eso, aparte de ser abusivo, es imposible.
Cada ser humano -reconozca o no que es creyente- manifiesta a cada rato su apertura a lo trascendente. Hasta el ateo más declarado ordena sus preferencias y busca en ellas una jerarquía que lo eleve, que lo saque de la precariedad de lo temporal y que lo abra a lo desconocido.
Por supuesto, Blatter también tiene esas preferencias: son el fútbol, el dinero, la fama. Son sus dioses. Pasajeros los dos últimos, (porque seguramente en el cielo, sí se jugará al fútbol) pero divinidades al fin, dioses que son objeto de su adoración. A ellas les dedica la vida, ante ellas se postra.
Pero, al mismo tiempo, los jugadores no podrán rezar.
El problema es que hay poca voluntad para enfrentar a Blatter. Su poder es enorme y su palabra, la ley. Pero justamente en la medida en que la FIFA ha ido cambiando su promoción de un juego por su dependencia de unos falsos dioses, Blatter se ha hecho más vulnerable.
El mundial está en curso y la discriminación está siendo desafiada. Hasta ahora son decenas los jugadores que han mirado al cielo, que se han persignado (conmovedora escena la del capitán sudafricano), que han cerrado sus ojos para invocar la protección del Altísimo.
¿Irá Blatter a aplicarles un sanción? ¿Los irá a multar en francos suizos, como si las creencias pudiesen sancionarse en metálico?
De hacerlo, sería una señal clara y definitiva de su creciente adoración a los ídolos de barro. Y en polvo se convertiría, mucho antes de morir.