Que caiga del cielo

Posted by Blogger on 10:07 AM


Los chilenos que teníamos edad para tomar decisiones serias en 1987, estamos ahora ya en la condición y en la necesidad de rendir cuentas de ellas.

Fue en abril de ese año cuando Juan Pablo II nos planteó   -a todos y a cada uno-  un conjunto de desafíos que, bien pensados, exceden una vida.

Pero ya decía C. S. Lewis que si uno cree que algo es demasiado trabajo para una vida, no haría nunca nada, porque todo, todo, nos queda grande en ese lapso.

¿Qué recuerdos, ante todo, tenemos de esos días? ¿Están frescos los textos en la memoria y en el papel y en el computador o nos conformamos con repetir un par de frases breves y oreja?

Para volver a leerlos está la edición de la Conferencia episcopal, la del diario La Nación (incompleta) y las de variadas páginas web, tarea primera si se quiere contestar la pregunta segunda.

Y ésta es: En el campo en que cada uno se mueve (empresa, cultura, juventud, salud, parroquia, educación, política, población, etc.) ¿qué medidas concretas ha puesto en práctica en estos 25 años que, si tuviera que rendirle cuentas al propio Juan Pablo II, podría mostrar con alegría?

Por cierto que hay buenos resultados en tantos y tantos que se tomaron muy en serio esa exigente programación pontificia. Pero también cabe reconocer que en muchos casos hemos sido negligentes, flojos, inconstantes: que el amor ha sido débil, los pobres han seguido esperando y no lo hemos mirado a El.

Este domingo 1º de mayo, desde Roma, una nueva oportunidad nos caerá del cielo, como decían nuestras abuelas.

Gonzalo Rojas Sánchez