Sin los deberes, nada.

Posted by Blogger on 8:58 PM
Cuando los derechos se transforman en meros deseos y éstos a su vez se expresan en demandas imposibles de satisfacer, es la hora de insistir en los deberes.

Sólo los deberes nos pueden salvar.

Cada uno tiene los suyos. Recordar y practicar los propios, primero, y exigir que los demás reconozcan e intenten cumplir algunos de los suyos, después.

Porque ya casi no queda nada más que hacer en la situación de creciente crispación que se vive hace semanas en la educación chilena.

Ante todo, el deber fundamental de nosotros los profesores: enseñar; enseñar nuestras materias contra paros y bombos, contra funas y gritos; enseñar también el diálogo sobre los asuntos legítimamente planteados por los estudiantes, haciéndoles ver cuánto deterioro conceptual han sufrido sus proposiciones desde el principio de su movimiento. Probabilidad de ocurrencia: 4.

En segundo lugar, el deber de los rectores de las universidades del Estado: razonar; razonar sobre lo desmedido de su planteamiento, sobre lo egoísta de su plataforma, sobre lo banal de su alianza con alumnos casi totalmente ideologizados. Probabilidad de ocurrencia: 2.

En tercer lugar, el deber de todos los restantes rectores: crecer; crecer en presencia pública. Haciendo ver la magnitud del esfuerzo de sus corporaciones en la educación superior chilena y la calidad notable que alcanza buena aparte de su trabajo. Probabilidad de ocurrencia: 5.

Un cuarto deber le corresponde a los estudiantes movilizados: ceder; ceder en el slogan banal y en la fuerza desmedida que utilizan para presionar a todo el sistema educativo con demandas imposibles, politizadas y retrógradas. Probabilidad de ocurrencia: 2.

Como quinto deber, el de las enormes mayorías de estudiantes pasivos, pacientes y pavos: hablar; hablar de sus propias realidades positivas, de sus deseos de estudiar en serio, de sus compromisos efectivos con la tarea educativa hoy desconocidos. Probabilidad de ocurrencia: 4.

Un sexto deber le corresponde a los padres y madres: entrar; entrar a la discusión, mostrar una organización que nunca han tenido los que  -dicen-  aportan el 80% de los recursos de la educación superior chilena. Probabilidad de ocurrencia: 3.

Como séptimo deber, el de los políticos: intervenir; intervenir, porque unos han dejado a esta ola tomar fuerza de maremoto ya que temen enfrentarla; y otros se suben sólo en la espumita, inconscientes del golpe que les dará al reventar. Probabilidad de ocurrencia: 3.

Al final, como octavo deber, aparece el del Gobierno: enfrentar; enfrentar una situación a la que ha entrado con buena voluntad y algo de preparación, pero que hoy lo zarandea y desestabiliza por falta de fortaleza política. Probabilidad de ocurrencia: 5.

¿Sacó el promedio?

Gonzalo Rojas Sánchez